El Perro se llevó la Copa del Clausura, tras empatar 2-2 con San Martín, en una final de campeonato vibrante. Logró tamaña hazaña, ya que no campeonaba hace treinta años.

Se vivió una verdadera fiesta el domingo, en el Libertador General San Martín. Plateas y populares con numerosa concurrencia de público, bombos y cánticos al por mayor.

El encuentro del Cele y del Chaca fue el plato fuerte de la jornada, ya que definía el título del torneo doméstico. La pasión y lo impredecible del fútbol en su máxima expresión, se reflejaron en un partido vibrante de principio a fin.

Durante los primeros minutos, ambos conjuntos se hicieron fuertes ofensivamente y buscaron romper la paridad. Tal es así, que en una jugada peligrosa de Villaseca (que posteriormente salió lesionado), Varas lo derribó y el árbitro sancionó la pena máxima a favor del local. Barreto le pegó cruzado al medio y desató la locura en el Este.

Al comienzo del complemento y antes de ingresar al terreno de juego, las arengas de uno y de otro lado, coparon el túnel sanmartiniano. A los 4’, el central Torres bajó la pelota con la mano en el área y además, fue expulsado. Franco Lucero fue el encargado de ejecutar el penal, con zurda y en el centro del arco.

El 2-0 abajo hizo tocar fondo al visitante y reinventarse para levantar la cabeza. Transcurridos quince minutos del segundo tiempo, por tercera vez se realizó un tiro desde el punto penal, que en esta ocasión favoreció al conjunto de Fombella. Fernando Mesa la colgó al ángulo y revivió las esperanzas celestes.

A puro huevo, garra y corazón, Gutiérrez hizo todo lo posible para encontrarse con los tres palos de su rival. Que sus jugadores estuviesen mareados, lesionados y agotados, no impidió que sacaran el espíritu guerrero que los caracterizó toda la temporada. Un error defensivo del León, hizo que el mínimo destello que alumbraba en los corazones caninos, se convirtiese en un potente y radiante rayo de luz. El Chucky Olmos picó habilitado detrás de su marca y sacó un fuerte derechazo que pasó por debajo de las piernas de Horst.

Pitada final del colegiado Araujo y ese 2-2 que tanto esfuerzo había costado, ese que nos permitía soñar, ese que nos generó taquicardia y nos conmovió hasta las lágrimas. Ese resultado, nos daba la consagración de un año de mucho trabajo, era la muestra de quién quiere puede, sin excusas, con empeño y trabajo colectivo. Nuestro amado Perro logró el tan ansiado trofeo que hace treinta años no tocaba, ese anhelo de tantos hinchas y dirigentes que pasaron por el club.

Finalizó esta campaña con números impecables (14 victorias, 3 empates y 2 derrotas), además de contar con el goleador del torneo, Lautaro Suraci, que sumó 15 gritos con la casaca gutierrina. Otra cosa a destacar, es que se volverá a enfrentar próximamente con San Martín, por la Final Anual de la Liga Mendocina (lo que signifique, tal vez, un campeonato más que ostentar).

Palabras de gratitud y felicitación sobran; todos los sentimientos y sensaciones encuadran en la frase: ¡SALUD CAMPEÓN! ¡QUE CONTINÚEN LOS ÉXITOS!.

 

SÍNTESIS:

Estadio: Libertador General San Martín

ATLÉTICO CLUB SAN MARTÍN (2): Horst; Barreto, I. Lucero, Sandoval, Ruiz; Roggerone, Martínez, F.Lucero, Rodríguez; Chiocarello , Villaseca. DT: Lucio Ramos.

GUTIÉRREZ SPORT CLUB (2): Varas; López, Mesa, Torres, Lucero; Costella, Vélez, Dávila, Olmos; Valenti, Suraci. DT: Aldo Fombella.

Goles: 34′ PT Barreto -p- (ACSM), 7′ ST F. Lucero -p- (ACSM), 15’ST Mesa -p- (GSC), 23’ST Olmos (GSC).

Cambios: 34′ PT Atencio por Villaseca (ACSM); 8′ ST Vera por Valenti (GSC); 17′ ST Trucco por Suraci (GSC); 20′ ST Salvador por Rodríguez (ACSM); 49′ ST Maldonado por Trucco (GSC).

Tarjetas amarillas: 31’PT Varas (GSC), 48’ST Sandoval (ACSM).

Incidencias: 6′ ST expulsado Torres (GSC).

Árbitros: Gabriel Araujo, Lucas Río, Lucas Páez.