Aldo Fombella fue el salvavidas que tuvo Gutiérrez Sport Club para volver a Primera A. Quién mejor que él, que sabe de cosas importantes con el Celeste para otra hazaña histórica y en seis meses devolviera la club a la máxima categoría del fútbol local.
Fombella volvió a Boedo cuando las papas quemaban, una etapa muy oscura transitaba el club y había que sacarlo delante de alguna manera. El propio Aldo contó cómo fue su vuelta “Después de la derrota ante Lavalle, el presidente del club, Carlos Quiroga, me convocó para hablar. Tuve una reunión con él, Hugo Quiroga y Víctor Milanese Comisso, me preguntaron si estaba dispuesto a dirigir este equipo. Las cosas no estaban saliendo bien, había que ponerle el pecho y tratar de reflotar”
Claramente, con Fombella en la conducción, el rumbo del Perro cambió y el sueño del ascenso, que a esa altura parecía alejarse, retomó vida en el corazón de todo gutierrino. “Los objetivos eran tres. El primero era clasificar entre los primeros cuatro (en ese momento estábamos afuera de la clasificación), el segundo era el ascenso y el tercero era salir campeones, que mas que un objetivo era un regalo que nos queríamos hacer todos. Logramos los tres objetivos. Tengo la suerte y la alegría de disfrutar esto con los muchachos. Sabía que no me iban a defraudar, esto lo podíamos lograr aunque fuera difícil”
Fombella contó como encontró a sus muchachos y reveló cual fue su estrategia para encaminarlos al ascenso “Los encontré un poco bajoneados, las cosas no estaban saliendo, los referentes de este equipo estaban con el golpe de perder la categoría la categoría en el Federal A y tener que aguantarse jugar en Primera B, que no es lo mismo que jugar en la A. Este es un torneo mucho más duro con canchas difíciles. Había que levantarlos anímicamente y comprometernos entre todos a sacar esto adelante. Lo propuse en la primer charla que tuve con los chicos y lo aceptaron. Hice modificaciones en algunos puestos que, para mí, no estaban bien. Quizás los técnicos anteriores lo veían de otra forma pero a mí me dio resultado. Por eso estoy agradecido y contento con lo que se hizo”
La parada no fue fácil pero con gran trabajo se fueron logrando cosas “En esta categoría nada es fácil, las canchas y los equipos son complicados. Nos tocó la peor parte porque a los partidos más difíciles los jugamos de visitantes. El de la clasificación (ante Ferroviario) en cancha de Luján, el ascenso en Lavalle y salir campeones en Algarrobal. Todas canchas difíciles con equipos complicados”
Más que orgulloso se siente el entrenador con lo hecho en este campeonato “Desde que llegué terminamos invictos. Siento una alegría inmensa por lograr mi tercer ascenso con el club. Más que nada es el logro de los jugadores, yo aporto para unir y darle idea al grupo. Cambié de posición que, a mi entender, estaban mal y busqué alternativas. Gracias a dios no me equivoqué y las cosas salieron como las pensaba, conseguimos un estilo de juego que se intentó mantener por más duros que fueran los partidos”
El Señor Ascenso, que ya suma tres de estos logros con el Perro, comparó el torneo del 2014, en el que también se subió de categoría, con este recién termina “Son sensaciones distintas y parecidas a la vez. En 2014 fue un torneo completo y tenía la posibilidad de ir partido a partido, había un margen de error. Se logró un gran campeonato, fue un lindo torneo y a su vez tuve el ascenso al Federal A continuación Sergio Scivoletto. Esta vez, más allá de que fue una alegría enorme, también fue todo mas complicado porque ya no había margen de error. Si perdíamos un partido no teníamos tiempo para recuperarnos, no se podía perder ni un punto porque podíamos quedar afuera de la clasificación y quedar sin chances del ascenso y del campeonato. Fue una etapa más forzada. La alegría es igual de enorme no teníamos tiempo de disfrutar de nada porque terminaba un partido y ya pensábamos en el otro que también era obligatorio ganar con la angustia de pensar que por mas que se quisiera hacer las cosas bien, un gol te podía dejar afuera de todo. Tener que volver a remar otro torneo de nuevo en esta categoría iba a ser muy feo, había que devolver lo más pronto posible a Gutiérrez adonde debería estar siempre”
Fombella se acordó de la gente que también sumó en esta cruzada “Tengo que agradecer al profe Pablo Guevara, quien trabajó muy bien, a Darío Valenti, que no fue un ayudante de campo como todos, sino un Que es un colaborador directo mío, e siento quien mantiene al grupo unido y de buen humor, a Carlos y Hugo Quiroga, a Milanese Comisso, a toda la comisión que confiaron en mí así como yo confié en estos jugadores. Los hinchas siempre me apoyaron. Antes la gente estuvo de me pedía volver, yo les decía en el momento que había que apoyar a los que estaban trabajando. Cuando se diera la oportunidad de volver, lo iba hacer de la mejor manera. Siempre me apoyaron, estuvieron cerca mío y de los jugadores, tenemos una muy buena relación y espero seguir teniéndola. No tengo más que palabras de agradecimiento por el apoyo a todos los que trabajan en el club”
También les dejó un mensaje a los dirigentes del club “Es importante darle rodaje a estos chicos. Más allá del tiempo que llevan en el club, todavía son jóvenes y hay que mimarlos y saber llevarlos. Yo tengo un carácter fuerte y especial, pero con los chicos nos conocemos desde hace mucho. Se hizo un trabajo importante y espero que los dirigentes sigan con esta mentalidad de apostar por los chicos. Con un par de refuerzos con experiencia, aunque no grandes de edad, este plantel puede dar que hablar y para bien”
Sobre su futuro, Algo Fombella confesó “No he charlado con nadie. Les hemos dado descanso a los chicos pero no se como vamos a continuar. Sea como sea, Gutiérrez tiene que seguir adelante”.